NIÑOS Y ADOLESCENTES

LLegando a ocasionar problemas en al ámbito financiero, jurídico, familiar, emocional, sentimental e incluso, laboral.  

Inicialmente aparece de forma progresiva y lenta, percibiendo entonces el control de la situación. Sin embargo, la frecuencia de esta acción se va incrementando de forma exponencial con el paso del tiempo, y para recuperar el control de la situación la persona termina dependiendo de la conducta/sustancia adictiva.

Si te has dado cuenta de los efectos adversos que ha ocasionado una conducta o una  sustancia a tí o a tus seres queridos, puede que haya llegado el momento de apoyarse en un profesional para manejar la situación. En La Vida Es Para Vivirla podemos ayudarte.  

Sienten las mismas emociones que nosotros, tienen miedos, se ponen nerviosos, se sienten inseguros, les preocupan sus amigos, quieren ser aceptados por los demás, no les gusta que las cosas les salgan mal y a veces también sufren. Son problemas reales proporcionales a su edad y capacidad para gestionar  y solucionar.

Puede que seamos nosotros quienes consideremos que nuestros hijos necesiten ayuda, o sean ellos mismos quienes la soliciten. Pero al igual que los adultos, ellos también pueden verse superados por las circunstancias.